¿Cómo afecta el calor a tus varices?

//¿Cómo afecta el calor a tus varices?

Las varices o venas varicosas son capilares y venas de nuestro organismo que se hinchan debido a una debilidad en sus paredes, produciendo así un exceso de caudal sanguíneo en su interior. Este exceso las inflama aumentando su tamaño y siendo visibles sobre la piel de la persona afectada por ellas.

Todo ello trae consigo una serie de complicaciones que se ven agravadas con el aumento de las temperaturas. Cuando suben hasta los 25 grados, las personas con varices pueden sufrir todo tipo de complicaciones como sensación de piernas cansadas, hormigueos, pérdida de fuerza, dolores intensos y un largo etc.

Para evitar estos problemas derivados de su aparición, existen multitud de soluciones que podemos probar.

Medias de compresión para combatir las varices

Una de las mejores opciones para ayudar a la circulación y a reforzar las zonas de nuestro cuerpo afectadas por las varices son las medias de compresión. Este tipo de textil ortopédico ayuda a que el retorno de la sangre de los capilares al corazón sea más sencillo y por ende, haya menos probabilidades de que las complicaciones derivadas de las várices aparezcan.

Aunque es muy recomendable llevar medias de compresión en verano, muchos pacientes se niegan a llevarlas por la presión que ejercen sobre las piernas y por el calor que generan. Existen varios trucos para hacerlas más llevaderas, como por ejemplo, reducir el grado de compresión con un tejido más ligero o usar una variante más corta.

Medidas más efectivas para combatir el efecto del calor sobre nuestras varices

Existen medidas que debemos tener en cuenta, especialmente durante el verano, ya que es una época con gran incidencia sobre nuestras varices por las subidas de temperaturas.

 

  • Evita exponerte al sol durante largos periodos de tiempo. Esto podría conducir a un efecto vasodilatador intenso y prolongado que puede desembocar en molestias, dolor y complicaciones más graves.
  • Aplica una ducha fría en las piernas. Esto ayudará a disminuir la temperatura en la zona y a contraer los capilares sanguíneos, ayudando a evitar dolores y molestias.
  • Sopesa el uso de fármacos venotónicos. Se administran vía oral y son de efectividad probada. Consulta siempre con tu médico.
  • Túmbate y eleva las piernas por encima de la altura del corazón, sobre todo tras largos periodos sentados o de pie. Esto ayudará al retorno sanguíneo hacia el corazón y evitará la inflamación de nuestras piernas, molestias, dolor y retención de líquidos.
  • Si tienes oportunidad, plantea paseos por la playa y baños en el agua del mar. Esto ayudará a activar la circulación y a aliviar la sensación de piernas cansadas.

Las más efectivas durante todo el año

Como las varices no solo se hacen notar en verano, también existen una serie de medidas que podemos llevar a cabo para aliviar sus síntomas durante todo el año.

  • Evita el sobrepeso, la obesidad y un modo de vida sedentario. El retorno venoso y la circulación en general de nuestro cuerpo, es mucho más complicada cuando nuestras venas y capilares tienen adherido el tejido adiposo.
  • No uses ropa demasiado ceñida. Comprimir en exceso zonas inadecuadas del cuerpo puede llevar a un deterioro de la circulación y mayor dificultad para el retorno sanguíneo en varices.
  • Utiliza calzado cómodo siempre que tengas ocasión. Intenta evitar en la medida de lo posible tacones altos y calzado plano.
  • Hidrata tu piel a diario. Aliviarás síntomas, molestias y dolores.

El calor afecta de una manera muy concreta a nuestras varices, ahora que se acerca la época estival tenemos que tenerlo en cuenta. Pese a ello, existen todo tipo de medidas y ayudas para paliar y aliviar los efectos de la subida de temperatura en nuestras varices.

En cualquier caso, siempre es recomendable ponerse en manos de un especialista para que evalúe el estado de nuestras varices y nos recomiende el mejor tratamiento para nosotros.

2020-06-01T13:41:02+02:00